Tecnología

Las dos facetas de las Tecnologías de la Información: control y emancipación

 

El advenimiento de la industria informativa y todo su contexto de creación, desarrollo y consolidación, ha supuesto una avalancha de nuevos conceptos, técnicas y procesos que es imposible contener completamente, en primer lugar por la gran cantidad de información y en segundo lugar por la velocidad con la que esta se multiplica y transforma.

Como estrategia frente a esta realidad, podemos desarrollar un conocimiento general de lo que esta nueva materia prima significa para el actual sistema económico, comprendiendo por un lado las transformaciones que su irrupción supone en el desarrollo postindustrial y por otro abordando estos procesos de una manera crítica, escudriñando en sus motivaciones y lo que representan.

Como profesionales de las ciencias sociales, debemos reconocer que en todo “campo social”[1] existe una pugna de poder, para definir quién hace parte de ese campo y quién no, y que existe el debate de un capital simbólico. Esta teoría que inicialmente se utilizó para análisis de otros fenómenos, es perfectamente aplicable al caso de la información, dentro de la cual podemos identificar estos elementos. Hoy en día, detenta el poder quien “controla” la información, sus fuentes y su difusión, por la sencilla razón que con la información es posible influir en las expectativas, deseos y aspiraciones individuales.  Es indefectiblemente un medio de control.

De acuerdo a las lecturas sugeridas “Las nuevas tecnologías de la información no nos conducen a un sistema económico y social distinto. Al contrario, sirven para afianzar la implantación de una nueva etapa, la globalización, del mismo sistema económico, el capitalismo” , esta premisa es de suma importancia, porque las calificaciones de “nuevo”, “innovación”, “novedad”, pueden llevar a pensar erróneamente que estamos ad portas de una nueva etapa,  cuando es todo lo contrario. Pero aquí podemos observar una de las características más poderosas del capitalismo: la obtención del  convencimiento sin que la sociedad se percate de ello. De modo que puede decirse que las nuevas tecnologías de la información son otra herramienta para crear y reproducir determinada hegemonía ideológica, que en este caso hemos identificado como “Capitalismo”.

Como soporte teórico a estos análisis debemos acudir en primera instancia a Marx, para identificar las características de este sistema económico donde hoy la información ocupa el lugar que antes ocupaban los bienes materiales, las reglas son las mismas: oferta, demanda, libre mercado y sobre todo competencia. Con la diferencia que todas las características están llegando a sus extremos, como podemos ejemplificar en la flexibilización laboral, creada a partir de una ampliación inconmensurable de masa trabajadora, ya que hoy es posible contratar a cualquier persona en el mundo que ofrezca sus servicios, ya que el bien final (información), es perfectamente transferible y el transporte (transmisión) de la misma ha dejado de ser un factor de logística importante. Lo que sucede aquí, es una regla básica de economía, se aumenta la oferta de un bien (servicio de la información) y por esta abundancia disminuye el precio del salario (flexibilización laboral), con el agravante de que no existen reglas, ni intervención en el mercado y por ende una competencia voraz, donde se fortalecen quienes han entrado previamente a la industria y tienen ventaja, favoreciendo la creación de grandes monopolios.

Este proceso no debe distraernos de que además hay una reproducción constante de ideales a alcanzar: el posicionamiento dentro de determinado espacio social (para modernizar el termino clase social) que conlleva así mismo a una hegemonía cultural, que de acuerdo a Gramsci existe cuando la clase dominante no sólo es capaz de obligar a una clase social subordinada o minoritaria a que satisfaga sus intereses, renunciando a su identidad  y a su cultura grupal, sino que también la primera ejerce control total en las formas de relación y producción de la segunda y el resto de la sociedad. Sin embargo lo más notable es que esta dominación se ejerce sin violencia y por el contrario es incorporada por los individuos de modo natural, sin hacer cuestionamientos y asumirlo como lo natural (dimensión ideológica de la dominación).

Una vez profundizada la premisa del texto en cuanto a que las tecnologías de la información son una nueva faceta del mismo sistema económico, es preciso contraargumentar y establecer las posibilidades de emancipación que esta misma tecnología supone, ya que el desarrollo tecnológico, está disponible para todos y es aquí donde el acceso a la misma, potencializa los posibles equilibrios.

La mejor forma entonces de abordar las tecnologías y sus productos derivadas es desarrollar un pensamiento crítico en todas las facetas, manteniendo la consciencia de el origen de la información y su intencionalidad. Para esto es preciso analizar epistemológicamente las ciencias de la información, de la misma manera que se analizan los demás objetos de la realidad: estableciendo sus contextos, justificaciones y objetividades.

El surgimiento de ese pensamiento crítico puede realizarse desde el área educativa (abarcando la educación primaria e incluyendo los estudios más avanzados (postdoctorales)) y para ello podemos valernos de las mismas herramientas tecnológicas (blogs, aplicaciones, plataformas académicas, foros de discusión, etc…); también puede realizarse desde el área periodística, mediante la filtración de contenidos de manera profesional y autónoma y un cuidadoso seguimiento de los orígenes de los datos, so pena de terminar reproduciendo verdades  medias o “desinformando” al público en general.

Otra de las estrategias que favorecen esta mirada independiente sobre nuestra realidad es la red que es posible construir entre organizaciones sociales de todas partes del mundo, comparando situaciones, problemas, tipos de estado y normativas vigentes. Esta masa crítica constantemente retroalimentada y conectada, hoy puede hacerlo gracias a un computador y una conexión a internet, favoreciendo su llegada a los individuos y superando los obstáculos de costos de entrada.

De manera pues que, visto de una forma u otra y aunque su capacidad nos seduzca constantemente,  las tecnologías de la información son un hecho más de la realidad que como tal deben someterse al mismo proceso critico que cualquier otro, guiado por unos mínimos parámetros éticos.


[1] Termino acuñado por Pierre Bourdieu

_____________________________________

Entradas relacionadas:

*Estrategias, ideas y fundamentos para cambiar el mundo a través del arte y la tecnología.

Un pensamiento en “Tecnología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s