*La diferencia entre un Curador y un Agregador de Contenidos

“La curación de contenidos es una habilidad que se convirtió en tarea”

David Carr 

El surgimiento de nuevas profesiones en la era digital tiene siempre su lado discutible y cuestiones relativas a su denominación o validez son objeto de resistencia por quienes hasta entonces han desarrollado las mismas actividades pero bajo entornos no digitalizados.

Las nuevas profesiones (community manager, content curator, etc..) se originan en el momento en que personas con habilidades tradicionales se forman en entornos digitales y le añaden ese valor agregado a su trabajo intelectual. La naturaleza de las herramientas web es simplificar tareas, por eso es natural que alguien que las domine, obtenga al menos mayor eficacia en los resultados, más aún si se tiene en cuenta el volumen de información disponible. Por otro lado estas nuevas profesiones son un reflejo de la simbiosis que debe operar entre las ciencias humanas y las ciencias duras, educando individuos que operen como eslabones de los dos mundos y cierren las brechas digitales existentes.

Hace un tiempo, publiqué en este blog una entrada sobre las habilidades necesarias para el futuro de acuerdo a la investigación liderada por Henry Jenkins, pasado el tiempo muchas de esas habilidades han evolucionado al punto de convertirse en actividades independientes y modificar  lineamientos en el mercado laboral.

La curación de contenidos no ha sido ajena a este debate, el solo hecho de su denominación ha sido ampliamente discutido, pero paralelamente ha ido alcanzando un estatus destacado, gracias a su aporte en la agregación, estructuración, contextualización y organización de la información. Muchos curadores se convierten tarde o temprano en “creadores de contenido” debido al proceso natural que se sucede al exponerse a un gran volumen de información desde distintos enfoques y recibir inspiración constante de estas fuentes.

Los principios detrás de la curación de contenidos son varios: el exceso de información y la necesidad de sistematizarla, el deterioro del mito de la originalidad y la existencia de personajes e historias que merecen especial atención. Estos principios convergen en la naturaleza misma de la web: una red de personas que permanentemente intercambian ideas y estas a su vez se transforman en objetos simbólicos de esta interacción.

Como lo he sostenido innumerables veces, todos somos curadores de nuestra propia estructura mental, son procesos naturales (selección, categorización, relevamiento) que se suceden sin darnos cuenta y que algunos aprovechan mejor que otros. Y es en este aprovechamiento donde la curación cobra valor.

Siempre que me preguntan qué puede aportar un curador de contenidos además de la simple agregación, respondo «lo mismo que el guía de un museo», me explico: no es lo mismo ir solo y exponerse únicamente a la apreciación estética de la obra, que escuchar detalles adicionales sobre el contexto en que la obra fue creada.

eugene-roch-el-poeta

El anterior cuadro de Van Gogh, se denomina Eugège Roch (El poeta) y es difícil negar su belleza, sin embargo la experiencia estética se profundiza si uno descubre el afecto que se anida detrás de esta pintura:

“Quisiera hacer el retrato de un amigo artista que sueña grandes sueños, que trabaja como canta el ruiseñor, porque su naturaleza es así.Este hombre será rubio.

Yo quisiera poner en el cuadro mi aprecio, el amor que siento por él .

Lo pintaré, pues, tal cual, tan fielmente como pueda, para empezar. Pero el cuadro así no está acabado.

Para terminarlo, me vuelvo entonces un colorista arbitrario.Exagero el rubio de la cabellera, llego a los tonos anaranjados, a los cromos, al limón pálido.

Detrás de la cabeza en lugar de pintar el muro trivial del mezquino departamento, pinto el infinito, hago un simple fondo del azul más rico, más intenso que pueda confeccionar, y por esta sencilla combinación, la cabeza rubia iluminada sobre este fondo azul rico obtiene un efecto misterioso como la estrella en el azul profundo […]

¡Ah!… mi querido hermano…

y las buenas personas no verán en esta exageración más que la caricatura”

Vincent Van Gogh

 (citado por Alain de Botton en el Arte de Viajar)

 Pese a correr el riesgo abrir un debate sobre apreciación del arte, es cierto que hay objetos que tienen belleza apreciable per se y otros cuyo valor es relacional, definido por el contexto, las condiciones de su creación o su aporte tecnológico (herramientas de la edad de piedra por ejemplo). Del mismo modo un curador de contenidos, enriquece un tema (en el ámbito académico,periodístico o científico) y lo sustrae de la observación aislada mediante vínculos insospechados. Cuando un curador realiza conexiones entre temas disimiles a primera vista pero que comparten fundamentos comunes no hace otra cosa que ejercer su visión universal del conocimiento, donde es posible encontrar el germen de la creatividad.

Así las cosas, curar contenidos requiere contar con una sólida cultura general, una formación multidisciplinaria y un entrenamiento en herramientas digitales. El curador investiga, contextualiza, vincula y crea, ahí radica su diferencia con un simple agregador de contenidos.

Mas artículos sobre Curación de Contenidos

2 pensamientos en “*La diferencia entre un Curador y un Agregador de Contenidos

  1. Pingback: Herramientas que te harán más fácil la curaduría de contenido | Noches de Media

  2. Pingback: La diferencia entre un Curador y un Agregador d...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s