*¿Son realmente libres nuestras opiniones en Twitter?

En los tiempos de las redes sociales como nuevo escenario de expresión, bien vale la pena detenernos sobre ciertas lógicas que se van incorporando y sobre las que es posible perder consciencia si no las revelamos oportunamente.

Existe la idea de que las opiniones en las redes, han significado un fortalecimiento de la democracia debido a la posibilidad de expresar satisfacciones o inconformidades respecto a tal o cual asunto de interés público, sin embargo es preciso cuestionarse ¿son realmente libres nuestras opiniones en las redes sociales?

La lógica de “conseguir seguidores”, para obtener prestigio, nombre o consolidar una empresa, implica forzosamente establecer una estrategia y como al final se resume en una cuestión numérica, es natural que se enfoque hacia los temas que atraen mayor audiencia.

Continuando con este razonamiento, tenemos que los temas de mayor audiencia son los marcados por la agenda del día, y la que en concepto del investigador Silvio Waisbord sigue siendo establecida por los medios tradicionales, ya que la gente necesita referencias al momento de elegir la información que consume y se inclina naturalmente por lo conocido.

Así las cosas tenemos que por esta actitud conservadora de la mayoría, en Twitter y Facebook se termina por discutir lo que desde los grandes medios se espera, porque de otra manera no se está en el quid de la cuestión. Nadie niega aquí el valor de lo que pueda derivarse de esos intercambios públicos, pero es obligatorio preguntarse si, cuando opinamos, lo hacemos porque sentimos el deseo auténtico de transmitir una idea o simplemente porque revisamos y vemos de qué se está hablando hoy y decidimos seguir la corriente. Tomar consciencia de los condicionamientos bajo los cuales emitimos nuestra opinión, fortalece la libertad, especialmente en democracias donde los medios tradicionales se caracterizan por sus estrechos vínculos con el poder económico.

En momentos de saturación informativa y de incertidumbre sobre cómo informarse es preciso no perder consciencia sobre cómo se nos presenta esa información. Por ejemplo la tradicional búsqueda de Google, utiliza un complejo sistema de algoritmos basados en la relevancia de la pagina web (de acuerdo a el número de enlaces que existan hacia esa página y de la reputación de los que emitan los enlaces) de modo que en últimas, la información que circula no es necesariamente la más valiosa, si no la más popular. Y efectivamente, de acuerdo a los creadores de Google, las páginas con mejores clasificaciones en importancia son las de los medios tradicionales como el New York Times y la CNN. (Si quieren saber más sobre el funcionamiento de Google los invito a mirar este video).

Con esto no quiero afirmar que el mainstream sea perjudicial per se, si no llamar la atención sobre aquellos factores que tradicionalmente no incorporamos a nuestro análisis y que  producen miradas unidireccionales. Sin embargo y recordando a Paulo Freire somos seres condicionados, no determinados, por lo tanto ¿Cómo podemos construir opiniones independientes bajo tales condicionamientos? A continuación, ensayo algunas recomendaciones:

1. Tomar conciencia de ello, la información no se nos presenta de una manera ingenua y de la misma forma debe ser asimilada.

2. Priorizar el valor del intercambio en las redes sociales y la creación de una comunidad de debate sobre el incremento del número de seguidores. (Si reclamamos por una sociedad donde el valor no esté dado por “cuánto tenemos”, no repliquemos el vicio con “cuántos nos siguen”).

3. Ejercitar la opinión responsable y exenta de preocupaciones sobre los efectos en números de seguidores. Enriquece el debate, al tiempo que fortalece nuestra propia identidad y libertad.

4. Evitar el riesgo de la uniformidad, y de rodearnos exclusivamente de quienes piensan como nosotros, la exposición selectiva nos priva del mayor valor de la democracia: la diferencia.

5. Sopesar los riesgos de opiniones apresuradas: Es habitual que con el ánimo de ser el primero en comunicar una noticia, se realicen lecturas superficiales y erróneas interpretaciones que perjudican el debate y la propia credibilidad.

6. Concientizar a los personajes influyentes de la responsabilidad de sus opiniones. Ser escuchado implica un poder y como todo poder debe ser administrado con sensatez.

Por más extraordinario que resulte el avance de las tecnologías, las cuestiones sobre libertad, ética y solidaridad dependen aún por completo de la voluntad humana y de este modo, de su grandeza o perversidad.

 

*La imagen es de Etsy, donde se venden estas medias por 23 dólares, lo que nos da un indicio del fuerte significado del  follow me en nuestros días.

 

Un pensamiento en “*¿Son realmente libres nuestras opiniones en Twitter?

  1. Pingback: * Es Twitter algo mas que una caja de resonancia online? | Aquí, de omnibus dubitandum

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s