* ¿Es Twitter algo más que una caja de resonancia online?

El profundo impacto que el desarrollo de la tecnología de las comunicaciones ha supuesto sobre nuestra sociedad, nos sitúa en un momento histórico colmado de preguntas, caracterizado más por las dudas que por las certezas y aún incapaz de desarrollar investigaciones sociales a la misma velocidad que la de los avances tecnológicos.

Frente a un escenario como este, que expone a los individuos a una red de información capaz de generar beneficios o perjuicios en una dimensión insospechada, es necesario que cada uno de nosotros desarrollemos una habillidad previa a cualquier otra: la de ser conscientes del origen y uso de la información que circula en la web. Ser conscientes de la forma en que es moldeado el comportamiento a través de las redes sociales y de cómo ellas influyen en la formación de nuestras propias identidades.  

Desarrollar esta habilidad implica interesarnos por aquellos estudios provenientes de las áreas de la antropología, la sicología, la sociología, del periodismo reflexivo, etc…y asignarles un lugar fijo en nuestras lecturas semanales, de modo que podamos ir haciendo de nosotros mismos un objeto de estudio y sacando las propias conclusiones.

Un ejemplo de estas lecturas es el artículo de esta semana en The Guardian “Is twitter anything more than an online echo chamber? que se desarrolla sobre dos ideas fundamentales, la primera de ellas se refiere a la crítica habitual efectuada a Twitter sobre  la tendencia de sus usuarios de seguir a la gente que comparte sus intereses o ideas políticas, creando de este modo una suerte de caja de resonancia que cierra espacios al debate. (Sobre esta idea escribí un post anterior)

La segunda idea plantea la supuesta inclinación natural de la red social, al pensamiento de izquierda. Varias opiniones y de variado tenor le confieren la estructura a este texto, empezando por un lado con la de dos periodistas del Daily Mirror que caen en mi opinión en una burda criminalización de la red y del pensamiento progresista. Posteriormente las opiniones de varios académicos proveen apreciaciones con mayores fundamentos y más orientadas hacia el análisis de los efectos reales de esta herramienta. Aquí un extracto polémico del articulo: 

Aunque difiero de la conclusión final del artículo, que sugiere que la única forma de exponerse a discursos abiertos en la web es a través de la exposición a los medios de comunicación tradicionales, aplaudo su carácter analítico y la presentación de puntos de vistas muy diferentes entre sí, lo que favorece la libertad del pensamiento del lector y el desarrollo de la habilidad en cuestión.

Para terminar hago referencia al libro The Filter Bubble: What the Internet Is Hiding from You, de Eli Parisier que se desarrolla en el mismo sentido y en el que se demuestra como Google, Facebook, Yahoo y otros utilizan algoritmos para personalizar las búsquedas en la web y ciertos servicios. El autor trata entonces de advertir las consecuencias de este procedimiento de filtrado para las audiencias, que terminan paradójicamente expuestas a un contenido restringido, cuando el espíritu la web es exactamente el contrario.

 

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s